NUEVO VIAJE

Deja que ahora te cuente las historias que me invento en color sepia, y en blanco y negro (el mundo en estos dos colores a veces se deja entender mejor), que te cepille el pelo cuando te sientas sola, recoja tu mechón caído y te lo ponga detrás de la oreja, porque así tengo una excusa para acercarme más a ti. Quedaron atrás las aventuras de naufrago perdido en alta mar, buscando la paz que nunca encontraba entre las junglas de asfalto.

Ahora que ya hemos aprendido a sobrevivir al silencio, me dio por encenderme un cigarro, y ayer rebobiné hacía atrás, y aunque parezca extraño no fue tan mal como hubiera pensado, sabes quizás fue al retroceder, o el timbre que me imaginé que sonaba, y abría esa puerta figurada que cuando desees la compartimos y te llevo a donde quieras, lo que alimentó mis ganas de encontrar un nuevo camino, en algún punto todavía incierto sé que nos estaremos esperando, yo retorciendo esta realidad, tú regalándome la dosis justa para seguir con los pies en el suelo y continuar así las baldosas amarillas que nos lleven hasta el otro lado de la orilla, queda tanto por descubrir, y a veces cuesta entender que no hace falta irse tan lejos para ello.

He decidido que no quiero seguir huyendo, no hay nada detrás de eso, dejar de correr por si el miedo me acorrala en las noches que no haya tregua posible, ya veremos entonces como hacemos para burlarnos de él, y agasajarlo de tal manera que se quede tranquilo y nos deje en paz, mientras tanto habrá que definir nuevos trazos, afinar para comenzar con buen pie el compás que está a punto de sonar, escúchalo, escúchalo aunque creas que hay demasiado ruido para oírlo, porque ahí, detrás de alguna de esas notas estaremos preparados para encontrarnos y empezar, empezar…

Saludos y gracias

1 comentario:

  1. huir? es lo peor que podías estar haciendo...

    me alegro por tú cambio de rumbo!

    ResponderEliminar