DESTINO OCULTO



Si lo que quieren provocar es que saltemos, no tengamos miedo, agárrate de mi mano, y subamos juntos hasta la azotea más alta que podamos encontrar en estas calles de blanco y negro.

¿Estás preparada? No les escuches, solo quieren confundirte, imponerte la dictadura de un destino que no te pertenece. Todo saldrá bien, confía en mí, igual que esa vez que tuvimos que escapar de sus malditas pelotas de goma mientras la tomaban con el futuro de las palabras, y al final acabamos brindando por un mundo mejor a tres metros por encima del suelo.

Salta, salta ahora o no tendremos otra ocasión, porque aquí, en esta partida no existen las segundas oportunidades, a la de tres, agárrate fuerte y rompamos en mil pedazos sus miedos, sus imposiciones divinas, una, dos y tres... Saltemos hasta el infinito y más allá....

Saludos y gracias

2 comentarios:

  1. Pues si hay que saltar... ¡se salta!

    Un abrazo desde los Pirineos

    Marta.

    ResponderEliminar
  2. Si hay otra oportunidad....a saltar!!!

    ResponderEliminar